martes, 14 de febrero de 2012

Amiga

Días complicados, días de buscar de dar una bocana de aire entre tanto maretazo que amenaza con cubrirnos total y definitivamente…pero ahí vamos…respirando y respirando, remando, avanti, siempre avanti morocha, férreo. Esta jornada del 14 será una fecha extenuante. No hemos pegado el ojo, nos hemos amanecido trabajando y dentro de unas 3 horas tenemos que dirigir el evento por el día del amor y la amistad en el parque zonal Huiracocha : un poquito de música del recuerdo, baladitas, poemas y etc. Es 14 de febrero, pero obviamente para un Poeta que asume lo que asumía Chabuca Granda con toda la serenidad del universo, que el destino de todo artista es la soledad inexorable , el 14 es un día tan igual como el 15 de febrero. Pero un poco para sumarnos a la moda, de repente me puse a pensar, si tuviéramos que elegir una balada, romántica, cursi, melcochosa, purita miel, para cortarse las venas con cuchillo oxidado, para sufrir, para chupar, o sea una balada como las que nos gustan a todo el mundo, esta seria mi balada para una noche del 14 de febrero. Y si me ponen Karaoke la canto (y comentan que bien).



Ahora que te busco y tú no estás, recuerdo
Que sólo la tristeza quiere hablar conmigo
Ahora que la lluvia se ha llevado
El último girón de tu vestido
Ahora que he olvidado lo que soy
Recuerdo en el pasado lo que he sido
Si he sido lo que fuí, fue por tu cuerpo
Si he sido noche fue tu noche quién lo quiso
Si he sido beso es que mis labios
Aprendieron a ser beso para tí
Si he sido lo que soy fue en tu regazo
Si he sido vida fue por darte a tí la vida
Amiga... amiga
Qué dulce esa palabra suena hoy

El tiempo no fue tiempo entre nosotros
Estando juntos nos sentimos infinitos
Y el universo era pequeño
Comparado con lo que éramos tu y yo
Si fuiste lo que fuiste fue en mi casa
Que para tí fue tu palacio y tu guarida
Amiga... amiga
Qué dulce esa palabra
Y qué sencilla esa palabra suena hoy

No hay noche más oscura que ésta noche
Y el frío
Se va depositando en los rincones
Del alma
Y ahora que el silencio va borrando
La suave vibración de tus palabras
Ahora que no soy apenas nada
Recuerdo lo que fui cuando no estabas

(Estribillo)
Qué dulce esa palabra
Y qué sencilla esa palabra suena hoy.