martes, 29 de noviembre de 2011

El Principe del Manicomio

Sin duda tenemos la suerte del poeta. Me refiero a esa condición humana intrínseca de atraer los sucesos mas inverosímiles, imposibles, divinos y absurdos o divinamente absurdos.

Por citar una de nuestras suertes poéticas, es la que nos ha sorprendido siempre en estos 6 años de radio : el servicio de inteligencia esperándonos en el Hall de la radio, ser sacados del aire y reemplazados por los nenes de la cumbia, y en la actualidad los “duendecillos dominicales” que hacen el programa con nosotros.

Para explicar esta leyenda urbana de los duendecitos que hacen programa conmigo, es bueno hacer saber que desde hace un par de años y medio hago el programa de radio absolutamente solo : producción, conducción, controles, atención de llamadas, chat, abrir la puerta, servir las gaseosas, etc, etc. “Solo para Locos” se transmite desde el cuarto piso de una residencia en la cual los días domingos no hay nadie. Un cuarto piso con un ventanal por donde diviso todo el valle de san juan de Lurigancho a las 6 de la tarde (A eso le llamo suerte o bendición). Pero siempre hay una suerte que me sucede aun cuando estoy con invitados. Me pasa casi todos los domingos que a alguien se le ocurrió guardar los micrófonos, o hay apagón, o no hay internet, borran programas de la PC, desconfiguran la consola, encuentro la puerta de la cabina cerrada y con seguro, o lo que me sucedió el domingo pasado, que se sobrecargo el transformador de los equipos de la radio y se fue la señal (Algo que sucede cada 3 años, pero que sucedió conmigo el domingo). Cosas como para el rosario de nuestro anecdotario.

La voz por excelencia de la Trova Rosarina, Juan Carlos Baglietto, encandilándonos con un tema del que de seguro es el mejor poeta de este movimiento de cantautores argentinos : Adrian Abonizzio.



Soy el rey
de la charca más sudaca
comprendí que no se ataca
la mano que da de comer
me contaron
me bajaron de la rama
me marearon en la cama
de este barco japonés,
y en un hueco
de electrodo y pis de gato
desayuno, asesinatos
con fondo de Luis Miguel
me nombraron
príncipe del manicomio
de tanto ver al demonio
en la borra del café.

Por eso amor te pido , no me olvides.

Siempre creímos
que lo cerca estaba lejos
que lo blanco del espejo
era polvo del común
activistas
para un mundo estrafalario
marionetas sin salario
manejadas al tun-tunhoy soy héroe
de un electro medicado
un cobayo transtornado
por la granza del doctór
tanto tiempo
abonado a este abismo
me hice guía de turismo
recorriendo el pabellón.

Por eso amor te pido, no me olvides.

Por la noche
desvelados enfermeros
me dicen “sos el primero
que se va a tomar el tren”,
y te escribo
en papel de medicamento
antes de que me haga efecto
la redonda que tome
ya es de noche
las estrellas en el frasco
sobre el hospital carrasco
simulan amanecer
y te escribo
calladito y tan contento
hoy por fin al fin recuerdo
tu nombre que olvidé.

Por eso amor te pido, no me olvides
por eso amor te pido
querida Inés
por eso amor te pido
Ester
por eso amor te pido
Grisel
por eso amor te pido
Mariel
por eso amor te pido
Raquel
por eso amor te pido
como te llames,
yo grabé nombres que quiero
yo grabé nombres que quiero.

Por eso amor te pido...