lunes, 17 de octubre de 2011

La Maestra que le Canta a lo Feo

Hace un par de años llego a nuestra “hemeroteca” musical un CD que nos fue entregado, mas bien dicho prestado, por el Dúo de Trovadoras Argentinas “Jano”, que estaban recién arribaditas de la Habana. Las “Jano” nos prestaron entre unas decenas de Discos, el Álbum “Teresita Fernández entre Nosotros” (2007). Nos alcanzaron el material a eso de las 8 de la noche, y teníamos que devolverlo al día siguiente muy en la mañana, dado que ellas ya estaban partiendo en dirección a Bolivia. Alcance a piratear todo lo pude, tuve que ser cruel y “prejuicioso” a la hora de elegir, no tenia otra opción, eran decenas de decenas de CD (A este lo escuche nombrar alguna vez, este tiene cara de buen músico, este no, este es muy joven, este muy viejo, este tiene bonito diseño de portada, de tin marín, etc, etc). Naturalmente opte por copiar el álbum de Teresita porque era un Homenaje echo por gigantes encabezados por Silvio, Amaury Pérez y Liuba María Hevia. Hay un tema de este CD que coloco ocasionalmente en el pequeño programa “Cuando el Sol” interpretado por Silvio. Hoy, en este inicio de semana, se me ocurrió revisar el youtube, para cerciorarme si acaso esta canción figuraba en video. No, no esta, pero a veces suele suceder que cuando uno esta decidido a buscar maravillas, puede pasar que uno se tope con genialidades. De esta manera me cruce con este otro homenaje echo a Teresita, realizado por Liuba María Hevia. “Lo Feo”, una canción maestra, de la maestra que canta, como se autodefinió Teresita Fernández, una canción que nos debería aleccionar a todos los que fungimos de poetas acerca ¿De que estoy hablando yo en mi literatura?, ¿estoy hablando de algo?.

Para saber algo acerca de la dimensión de esta cantora, que mejor hable el propio Silvio Rodríguez.

"Lo primero que me nace decir de Teresita es que es una muy importante compositora. Tanto que, en el devenir de la canción cubana, ella viene a ser como un ave singular, pudiera decirse que única. Por otra parte, en el panorama de la canción para niños de Latinoamérica, Teresita completa un triángulo de Grandes Maestros, cuyos otros vértices son el mexicano Francisco Gabilondo Soler y la argentina María Elena Walsh. Nada poco para un artista de la canción.

En los años en que yo empezaba, sonaba por la radio una canción de Teresita que me gustaba mucho. Era una melodía fresca y abierta, con un aroma campesino que aprendí a tocar en la guitarra. Tiempo después la conocí a ella y empecé a visitarla en El coctel. Una noche le escuché cantar “Cuando el sol” y descubrí que mi amiga era la autora de lo que me gustaba tanto. Supongo que algo de aquel espíritu tiene que estar en lo que hice después. Pero hay otras cosas, no solo canciones, que contagian e influyen. Teresita siempre fue una trovadora con la que se podía hablar de poesía, de arte, de animales, de naturaleza, de humanidad. Y nunca ha dejado de ser una especie de ser alucinado, transmisor igualmente de asombro que de sabiduría. Conocerla temprano me reafirmó en la poesía como sostén fundamental de la canción.

“Maestra que canta”. Hasta en eso ella nos deja sin palabras porque ha sido capaz de autodefinirse mejor de como lo haría cualquier otro
."



En una palangana vieja
sembré violetas para ti
y estando cerca del río
en un caracol vacío
guarde un lucero para ti.

En una botella rota
guardé un cocuyo para ti
y en una cerca sin brillo
se enredaba el coralillo
floreciendo para ti.

Alita de cucaracha
llevada hasta el hormiguero
así quiero que en mi muerte
me lleven al cementerio.

Basurero, basurero
que nadie quiere mirar
pero si sale la luna
tus latas van a brillar.

A las cosas que son feas
ponles un poco de amor
y verás que la tristeza
va cambiando de color.