jueves, 20 de octubre de 2011

La Buena Fe de Cuba

Un muy interesante grupo de canción poesía de Cuba. Artistas muy dueños de su oficio y con un alto nivel estético, tal como siempre nos tiene acostumbrados la isla al centro de américa. “Buena Fe” nos corrobora una teoría que es harta sabida : La poesía si puede ser un genero poderosamente popular, todo es cuestión de difusión y de “costumbre”. Solo basta con darle una lectura a las letras de este dúo de Guantánamo, y luego observar como en los conciertos de Israel y Yoel, jovencitas de 12 y 13 años corean a toda adrenalina y amor versos como :

Tengo convicción de mi destino
implicándome en la multitud,
fieles hijos del olvido.
Danzamos la muerte,
el silencio es música feroz.
Si aún fuese el canto
como un ángel unicelular,
traeré la vida desde tanto espanto
...

¿Qué paso con la juventud cubana…Raúl castro los convirtió en austriacos, franceses…los lobotomizaron, fueron sometidos a una terapia estilo “naranja mecánica” y es por eso que ahora recitan y corean literatura en contra de su voluntad?. Diseño de Política cultural, gestión decidida y paciente, confianza en un proceso, voluntad y servicio, palabra nación por sobre todas las cosas, eso es lo que paso con la juventud cubana en un momento de su historia, y las consecuencias de esa determinación hoy repercuten en estos muchachos que asisten masivamente a ver productos artísticos tan bien logrados como el del Dúo “Buena Fe”, repletando espacios en donde se ofrece versos y música Inteligente. Pero lo mas valorable y esencial : lo disfrutan.



Tengo convicción de mi destino
implicándome en la multitud,
fieles hijos del olvido.
Danzamos la muerte,
el silencio es música feroz.
Si aún fuese el canto
como un ángel unicelular,
traeré la vida desde tanto espanto.
Perdón...
me voy a presentar:
soy un espermatozoide,
partícula de amor,
algo de nada entre millones,
ínfimo grado de luz, como del sur;
nato emigrante,
soy mensajero
queriendo también ser el mensaje

Porque soy
un espermatozoide,
altiva voluntad, antónimo de cobarde,
cero coma un aguacero
de probabilidades.
Tantos para un solo sueño,
nadie es amigo de nadie

Cómo tengo cosas que hacer si fecundo.
Quién me ve
con manos y pies en el mundo,
donde por lo menos pueda ser yo mismo,
lejos de esta mierda, llena de egoísmo.
Afuera, nada de miedo.

Afuera siempre habrá luz, si me pierdo.
Nadie quien pregunte
para abrirme el pecho:
¿Vienes del izquierdo?,
¿Vienes del derecho?
Afuera, nada de miedo,
afuera siempre habrá luz si me pierdo.

Por mi parte gozo de buena salud.
Nací un domingo de mariscos y carnes
y a la vera de algún buen romance,
lo sé,
por las continuas alarmas de combate,
lo sé,
por las nostalgias
que siento por aquellos que parten.

Porque soy
un espermatozoide,
ya escucho la llamada:
Shshsh...Haha... Deséame suerte...