martes, 18 de octubre de 2011

¿Cuántas peleas mas crees que podrás aguantar?

Me atrevería a sostener que si existe una “elite”, una “crema y nata” de películas en la historia del cine, “Tiempos Violentos” debería de estar en esa exclusiva logia. Debo haber visto una decena de veces este film en el año que se estreno (1994). Iba a verla de un modo compulsivo, primero por el sabroso placer de la repetición, después en puro plan objetivo y de análisis, hasta llegar a la fase de ir por pura costumbre. “Tiempos Violentos” era un tren de película, un Caterpillar, un armatoste de demolición, era golpe tras golpe y tras golpe. Cuando uno salía de presenciar tremendo objeto estético, uno salía inflamado de inspiración, queriendo hacer literatura, música, fotografía, actuación.

Cada película tiene un momento particular cumbre, “Tiempos Violentos” al ser varias películas en si misma, tiene varios instantes maestros a la vez : El baile de Jhon Travolta con Uma Thurman, el asalto en la cafetería, la aparición del “lobo” que era especialista en resolverlo todo, la sobredosis de mía, la violación a Marsellus Wallace y también este discurso que el capo negro de una mafia le da al veterano boxeador Butch (Bruce Willis)