jueves, 15 de septiembre de 2011

Muere un poco la Poesía con Jorge Lavat

En horas de la tarde me entere de la desaparición física de este primer actor mexicano. Actor que también alcanzo suma notoriedad por su resaltante voz a la hora de recitar. Gracias a la voz de Jorge Lavat quedaran tatuados en la memoria y el corazón de los pueblos de Hispanoamérica varios ramilletes de poemas de Pablo Neruda, Escritores Mexicanos y otros Autores del mundo.

Justo hoy conversaba con un amigo profesor, que me comentaba de las tres partes fundamentales para una mejor y efectiva comprensión lectora en el Perú : Leer, Escribir e Interpretar. Argumentaba que hay mucha gente trabajando en lectura y escritura, pero pocos en la interpretación, es decir en la declamación, en los talleres vivenciales con poetas y escritores, representaciones escénicas, etc. Sin duda Jorge Lavat siendo un actor de culebriticas- telenovelas- telelloronas, y aun muerto, tajantemente seguirá haciendo mucho mas que multitudes de funcionarios y gestores de la alta cultura de nuestros países, porque con su vida ayudo a que la poesía sea como el pan, de todos.



Camina plácido entre el ruido y la prisa y recuerda qué paz se puede encontrar en el silencio. En cuanto sea posible y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas. Enuncia tu verdad de una manera serena y clara y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante, también ellos tienen su propia historia. Esquiva a las personas ruidosas y agresivas, ya que son un fastidio para el espíritu. Si te comparas con los demás, te volverás vano y amargado, pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.

Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes. Mantén el interés en tu propia carrera por humilde que sea, ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos. Sé cauto en tus negocios pues el mundo está lleno de engaños, mas no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe. Hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales. La vida está llena de heroísmo. Sé sincero contigo mismo, en especial no finjas el afecto. Y no seas cínico en el amor, pues en medio de todas las arideces y desengaños, es perenne como la hierba.

Acata dócilmente el consejo de los años abandonando con donaire las cosas de la juventud. Cultiva la firmeza del espíritu, para que te proteja en las adversidades repentinas. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad. Sobre una sana disciplina, sé benigno contigo mismo. Tú eres una criatura del universo. No menos que las plantas y las estrellas, tienes derecho a existir. Y sea que te resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera.

Por eso debes estar en paz con Dios cualquiera que sea tu idea de El. Y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones, conserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida. Aún con toda su falsedad, sus dolores y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso. Sé cauto, ¡esfuérzate por ser feliz!

Max Ehrmann
(Estados Unidos, 1872 -1945)