lunes, 1 de agosto de 2011

Comienzo el día

Comienza el día y comienza agosto. Este clima de $%&/”=¿%*,% le baja las defensas morales y físicas al mas pintado. En la madrugada Agosto comenzó lanzando una señal de alerta a nuestra forzada maquinaria, es decir empezó con una advertencia a nuestra difícilmente equilibrada salud. Que joder para uno que intentaba empezar el mes con aires de buen talante. ¡Mas comenzó el día y ya!, comenzaron los lobos a buscar el mejor lado de la estepa en este nuevo gobierno, comenzó el ajedrez político o mejor dicho el monopolio político nacional, comenzaron como siempre a instalarse y triunfar los que menos han hecho, los que menos saben de voluntad y de ofrenda, comenzó la carrera sin postas, sin relevos, comenzó la eterna carrera del “yo solito papá”.

Comienza el día, y parece que no hay muchos hombres a los que abrazar para echarse a andar, comienza el día algo mas viejo y golpeado, y en estas condiciones tal vez solo quede jugar al mantra y repetir : Avanti, arriba morocho, perro convaleciente lame tus heridas y sigue a pesar…esta paz ahora, esta paz ahora…no podrán contigo porque eres un sobreviviente…tratar de estar mejor…siempre adelante, cojeando, con bastón, en silla con ruedas, pero siempre adelante…que no me encuentren vacio y solo sin haber echo lo suficiente…mientras siga diciendo estas palabras estas prohibida de tocarme muerte que te haz echo mi hermana…como la cigarra, como la cigarra…apóstol pablo quiero hacer mío ese mandamiento que exige que lo mas importante en la vida no es ser justo, solidario, buen ciudadano, buena persona, porque lo que manda el hermano mas allá de las estrellas es QUE AMES…compañeros…amigo mayor…mami…media luna, mujer que no tendré…domestícame.



Es tan temprano y tú ya me despiertas,
no me dejas dormir, algo sucede.
A ojos cerrados busco la ventana
para mirarte a ti mientras los abro.

Te digo que estás bella como nunca,
así, sin arreglarte aún el pelo.
Rodamos en un beso cama abajo
y siento que estás viva de milagro.

Comienzo el día, así como si nada,
apretado a tus pechos, pidiéndote café y amor.
Comienzo el día, aún alucinado,
los ruidos suenan lejos a esta hora turbia.

Afuera la gente hace lo suyo por vivir,
afuera la gente quiere averiguar,
afuera la gente habla del amor,
afuera me están llamando.

Comienzo el día, y antes de que me hables
ya te hecho mil promesas que no logro cumplir.
Comienzo el día y al mirar hacia fuera
me entra como un mareo y tengo que sentarme.

Afuera la vida apenas comenzó,
afuera todo tiene que cambiar,
afuera los lobos son lobos aún,
afuera hay que salir armado.

Quiero darle mi día a los que sueñan,
a los que hacen el pan de madrugada,
a los que ponen piedras sobre piedras,
a los que te mantienen tan despierta.

Comienzo el día, aseguro las llaves,
registro mis bolsillos en busca de monedas.
Comienzo el día y aún detrás de la puerta,
te pido un beso fuerte para salir al sol.

Afuera comentan la televisión,
afuera el sindicato discute una ley,
afuera la patria está por reventar,
afuera me están llamando,
y voy.