martes, 26 de julio de 2011

Adriana

“Solo para Locos” siempre recorrerá el sendero menos transitado. Nunca recurriremos a las vetas sin misterio de lo seguro. Musicalmente “Solo para Locos” siempre te dará la música que menos esperabas. Esa es la idea. Dicho en lengua popular, ese es el chiste.

Obviamente que un programa de radio que ofrece en cada edición mas de un 50% de material “diferente” para sus oyentes, es un programa que asume bastantes riesgos.

Pero si “la pequeña serenata diurna”, “comandante che Guevara”, “la era esta pariendo un corazón”, “19 dias y 500 noches”, son canciones con las que te puedes “empachar” escuchándola 2,000 mil veces cuando quieras por Youtube, ¿que propósito seria ese de sonar estos temas en el programa, de colgar estas rolas en el pequeño blog del pequeño programa?.

“Solo para Locos” por ejemplo husmea en los discos clásicos de nuestra canción poesía latinoamericana y te invita a considerar que las mejores canciones del álbum “Areito” de Juan Luis Guerra quizás no solamente son “el costo de la vida”, “señales de humo”, “cuando te beso” o “frio, frio”, sino que también podrían ser “ayer” o “naboria daca mayanimacaná”.

O bucea entre los “Trípticos” de Silvio Rodríguez, pero no atiende a “nuestro tema” o “la gota de rocío”, sino que te sugiere ¿Qué te parece si mejor escuchamos “Domingo Rojo”?.

Respetamos a Mabela Martínez y su “Sonidos del Mundo”, hacemos venias a su conocimiento, a su rigurosidad estética, la podríamos hasta admirar, pero hasta ahí paramos de contar. Mabela nos dice “Observen al siguiente flautista pakistaní, adviertan la rapidez de mecanógrafa de sus dedos, ¡cuenten el sorprendente numero de notas que puede tocar en un minuto!, acá toca con una mano…miren la fotografía del video, la composición del escenario…¡oh, se paro de cabeza!…”…y ya…bueno…si…el “profesionalismo” es loable, el conservatorio de música produce muy buenos técnicos, el estar en el “ranking” en el “top ten” es una cima al que todo artista podría aspirar….pero no…tampoco…el arte no acaba ahí, el arte esta mas cerca y mas lejos….el talento es genial, pero talento sin poner el pecho, talento sin jugarse la vida, talento sin despeinarte…talento sin fuego, sin sangre, talento sin venir del pueblo e ir hacia el, eso te alcanza solo para que te recuerden porque tu libro lo presento y lo prologo Oswaldo Reynoso o Eloy Jauregui, pero nunca te alcanzara para ser versos en la boca de los transeúntes.

Tengan la plena certeza que cada una de las canciones que suenan en “solo para locos” son producto de una búsqueda, de un vuelo, son producto de una conversación entre tu “hondor” y mi “hondor”, un preguntarse día a día, ¿Qué nos puede hacer mas próximos y semejantes?, ¿Qué canción, que verso, que puente entre tu vida y la mía?.

Todos los temas que elige “solo para locos”, son elegidos porque han trascendido un filtro que le has determinado la características de dos bondades : Reflejan buen arte y buen amor. Así es, arte y amor, amor y arte, esa es la simple formula del pequeño programa, aun cuando para algunos esto les suene o caiga como inyección intravenosa de jugo de chancaca.

Y en esa línea consecuente, hoy les brindamos una canción del casi inédito cantautor cubano Diego Gutiérrez, canción dedicada a una pequeña niña llamada Adriana.



Adriana es el centro del valsecito
que lo baile, que lo baile,
Adriana voy hacerme un hombrecito para cantarle
no llore mas mi nena
su papi vela
no me haga monos que se le queda
ya se marcho el señor que la asusto
ya paso nena, ya paso
Adriana invita conejos al baile, globos, zanahorias,
pelotas y un flan
cuando se despiden porque es ya muy tarde
Adriana no para de llorar
porque ella es el centro del valsecito
que lo baile y que lo baile
no llore mas mi nena
su papi vela
no me haga monos que se le queda
ya se marcho el señor que la asusto
ya paso nena, ya paso, ya paso,
no llore mas mi nena
su papi vela
no me haga monos que se le queda
ya se marcho el señor que la asusto
ya paso nena, ya paso
ya paso