jueves, 9 de junio de 2011

Mujer Poetisa

Estuvo entre nosotros hace un par de años, presentado su libro “Tierra de Maíz” en un local comunal de Villa el Salvador. Yo me agencie Chicha de Jora con Coca para la tertulia, otros compañeros compraron las gaseosas, el vino, y Vera además de obsequiarnos sus libros, compartió con el conmocionado público asistente, unos estelares chocolatitos colombianos. Siempre repito que entre Perú y Colombia, hay algo benditamente extraño, hay un lazo indivisible oculto, una magia, una brujería que nos acerca, nos hace buscarnos, nos “encamota”. Esa velada fue la comprobación de mi teoría. Las palabras de esta Escritora Colombiana nos amaron aquella noche.

Vera vuelve a Perú, para ser mas preciso vuelve a su segundo país : Cuzco. Lima, para la suerte que nos toco en este 2011, solo será un punto de transbordo, por muy contadas horas.

Al Pacino en la película “Perfume de mujer”, quería bailar un tango con una rubia belleza, que al escuchar su petición le contesto : “No creo poder bailar con Ud.….esta a punto de llegar mi novio…solo tengo unos instantes”…Al Pacino hizo poesía “A veces se puede vivir toda la vida en un instante”. Y así fue, el Coronel Ciego que representaba Al Pacino, la esplendorosa muchacha rubia, esa danza de guerra que a veces puede ser el tango, el acordeón de Piazzola, exactamente podrían haber justificado una existencia. Y es entonces que en una muy próxima fría mañana de junio, esperaremos a Vera…para atraparle muchos instantes.

Hoy me hablo de aquello que la sanaba y la oxigenaba…me llamo garuita en el desierto que siempre la hace sonreír… luego me regalo un poema inédito, de ella que nunca escribe poemas…

Días de junio, para ver llover detrás de una taza de café, para abrigar el alma con un puñado de canciones, días para decir MUJER POETISA.


El canto paciente del aguacerito

Viernes, 22 de Septiembre de 2006

Abril y septiembre traen el invierno. Es decir el nuestro. Nuestro invierno tropical, de aguaceros torrenciales, tormentas y aguaceritos de canto paciente, días grises que se llevan en trastoque las horas del día, tardes de ganas de dormir, clima que se convierte en estado de ánimo. Fin del verano, de las cometas en el cielo.

No hay nada mejor que los días de aguacerito. No ya de tormenta, de precipitación caudalosa. No. Son los aguaceritos tibios los que más me gustan. Los que uno puede salir y caminar calle abajo o ver por la ventana abierta sin apuros, por que el canto de los aguaceritos es puro arrullo, antiguo y maternal.

...

Pronto seré olvido,
mis pies serán polvo de camino recorrido,
las cuencas de mis ojos estarán vacías de miradas
y mis manos apretarán con fuerza la azul mortaja
del cielo de la última noche.

Pronto seré olvido
el eco de mis palabras ya no vibrarán en algún oído
mi boca será un lago silencioso y sin brillo
y mi piel se habrá hundido en mis huesos
roídos de cal y de tiempo

Pronto seré seis cuerdas sin guitarra
veleta sin viento, madera sin olor,
uva bebida en vino

Pronto volveré al todo
y no me importará ser olvido
tal vez amor solo mi corazón sobreviva
inmóvil en el tiempo que te quiso....


Por Vera Carvajal