martes, 14 de junio de 2011

LUA

Yo sé que tú me amas,
porque tu mirada franca
y honesta me lo cuenta.
Y en ella no hay tramoyas
ni telones, ni libretos aprendidos.
No hay mentira en tus ojos hija mía
-no hay mentira-
Tu mirada es cierta
Como cierta es la poesía.

Cuando cierras tu ojos y te vas
donde anidan los sueños,
donde hay volcanes
de leche en eclosión,
y los conejos azules corretean,
yo te miro en la oscuridad
con mis ojos gastados
a veces no tan francos,
ya no tan puros.

Hija de mis ojos,
llévame de tu mano y enséñame
cómo se olvida tanto dolor de patria,
tanto dolor del mundo.
Déjame descubrir de nuevo
el sabor de los metales prohibidos
Y los cables eléctricos.
Yo quiero volver a sentir el sabor exacto
de la microscópicas-deliciosas-porquerías
Que se encuentran en el suelo.
Pero sobre todo, hija de mis ojos,
Enséñame una cosa:
¿A qué sabe el color verde?


Lizardo Carvajal
Cantautor Colombiano