lunes, 25 de abril de 2011

La Trova Rosarina

Y un documental sobre el asesinato de León Trotsky me trajo hasta aquí, hasta el movimiento de la denominada "Trova Rosarina", trascendental movida de canción poesía, aun latente, existente en Argentina. La Película mencionada terminaba con unos acordes que lograron mi detenimiento, antes de seguir haciendo "zapping", y pude así anotar de entre los créditos a quien pertenia el tema musical. Curiosidades que se dan, la canción era de la autoría del joven músico que acompaña a Fito Paez en el ultimo video que posteamos en nuestro blog : Normal 1. Carlos Vandera es su nombre, de la Ciudad de Rosario, tecladista y corista de Fito Paez, y depositario directo de los exponentes de la Trova de Rosario (Amigo personal de Fito y musicalizador de algunas letras de Adrian Abonizio), aunque el marque sus distancias aludiendo que su musica no puede enmarcarse dentro de los canones estéticos de la canción rosarina. La cosa es que Vandera bebio de la fuente, chupo de la teta, y las influencias y consecuencias son a la vista.

Los Autores Jorge Fandermole, Adrián Abonizio, Rubén Goldín, Lalo de los Santos, Fito Páez, y los arcángeles de la interpretación Juan Carlos Baglietto y Silvina Garre, fueron los convocados para escribir la historia de este movimiento que Bagliettto definiria así “frescos, espontáneos; no había un plan, una dirección, un orden; sólo canciones” y que Abonizio (El de las letras mejor logradas) en determinado momento nos entregaría una definición mas precisa "Estar juntos es lo único que nos va a permitir entregar libertad, para ganar mas libertad". La Trova Rosarina era eso "Solidaridad y Libertad", eran extraños del pelo largo y jeans mas allá de la frontera de lo gastado, que se prestaban las guitarras (se cuenta que en todo rosario había solo 3 guitarras decentes, por ende el aprender a compartir era una necesidad, un instinto de conservacion), que en su primer concierto multitudinario no tenían dinero para transportar la bateria y tuvieron que sacrificar el dinero de la cena para esa movilidad. La Trova Rosarina era tango, beatles, rolling stones, zamba, chacarera, jazz, era el libre albedrio de poseer lo mejor de cada casa del mundo y traerlo a la casa en rosario, para el usufructo de los muchachos que solo tenían para cenar galletitas de agua.

Varias coyunturas se aliaron para que este fenómeno de la canción se produjese : los militares argentinos que en el centro de la guerra por las malvinas, en una medida populista, prohibió a los medios difundir toda canción en ingles. Hablamos de comienzos de los 80, donde todo era rock enlatado. El tiro les salio por la retaguardia, pues había que llenar de algún modo esos kilométricos vacíos, y se tuvo que difundir todo tipo de material en castellano, sea de tirios o de troyanos, y por ahí se colaron estos guerrilleros de la canción, que con solo hablar de una básica y elemental paz, de querer reecontrarse con los hermanos que no estaban, de los hermanos que volvían de la guerra, de porque ya nadie llevaba el pelo largo y todos parecían soldados, con solo exponer belleza pura y silvestre, transparente, para un mar de gente inundada por un océano de sangre y desague, ayudaron a que se abran las exclusas por donde terminaron de discurrir y desaparecer los gorilas de verde en argentina.

Se dice que el Rock Argentino tiene una deuda impagable con Rosario, primero con los precursores "Los Gatos" comandados por litto nebia, que con el temita "la balsa" mostró la intacta posibilidad del rock en nuestro idioma , y luego con el colectivo de los trovadores rosarinos que mas allá de las cimas estéticas logradas, cimentaron una tradición de temáticas en la música popular (masiva) en argentina y latinoamerica : el compromiso de decirle cosas a un país falto de que sus artistas se pronuncien, el cuestionar toda forma de dictadura y mordaza, el no cantar desde lo "down", lo "emo", la queja o la tristeza, sino el cantar desde la crudeza, porque solo aquellos que develan una esencia con crudeza y honestidad, que develan su propia esencia con crudeza y honestidad, pueden acercarnos a una verdad.

Para uds. un tema fundador de la Trova Rosarina y otro llamado tema del siglo XXI de la canción poesía de rosario.


Río Marrón (Jorge Fandermole)



No quiero perderte mujer del río
cuerpo marrón, del río marrón
las manos como ondas en la orilla
y la permanencia en la confluencia
formando los muslos combados,
espejos de luna fugitiva
río marrón, devolveme sangre abajo
de tu paso el lirio negro
que quedo junto a tu orilla
río, río marrón
lleva en un pez esta canción
que alguien me espera
de cara a las estrellas
cauce arriba
río marrón, animal de barro que huye
que como la vida fluye
sin volver nunca a la altura
si pudiera remontarte tiempo atrás
para ver en la oscuridad
de su semblante
si no falta un instante
de ternura, río marrón.

El agua que baja nunca es la misma
y al recordar nos vamos al mar
porque el pasado yace en lo profundo
y como el amor dura una creciente
el dolor es caudal permanente
la sangre su espejo
y la vida reflejo del río marrón
río marrón, devolveme sangre abajo
de tu paso el lirio negro
que quedo junto a tu orilla
río, río marrón, donde quedo aquella canción
que nadie espera
sentada en la ribera cauce ribera
río marrón,
piel cielo que se rompe
desde aquí hasta el horizonte
luz de luna sumergida.
si pudiera remontarte tiempo atrás
para ver en la opacidad del sueño ido
si aquel fulgor perdido
era la vida
río marrón.


A la Casa (Carlos Vandera)



cuando el tiempo se paso
fue llevándose el color de la casa
el agua, el patio limpio
y dejo secar al sol las miradas
todo fue con precisión a pesar de mi
que jamas pude entender un final feliz
todo se volvió febril
y hasta el horizonte vi otras casas
siete notas le grite a quien me quisiera oír lo que pasa
duele cada día mas el volver así
y si el sueño es ilusión
no termina aquí
nunca tiene fin
y descansa en mi amor la casa al final
descansa en mi amor la casa al final
y ahora puedo entrar y se ilumino
y fue especial
y quedo en mi su calor
todo lo que me lleve
no lo pueden contener las palabras
tengo las llaves aquí
cuando quiera puedo entrar a la casa