sábado, 29 de enero de 2011

Yo era un Lobo

De algún modo fui testigo de esta feliz historia de amor. Nunca los vi juntos, pero también seria cierto decir que si los vi juntos.

El cantautor colombiano Lizardo Carvajal venia rumbo al Cuzco a encontrarse después de varios, varios meses, con su bien amada Renée Gabrielle, una damisela de los bosques canadienses, que además tocaba el violín. En los planes de Lizardo Lima era solo una parada, una estación de servicio para agenciarse de gasolina, descansar el vehículo y seguir el trayecto, pero es ahí donde de algún modo lo detuve, lo intervine, y en pocos días planeamos varias acciones : Presentación en un Teatro, presentación en un Colegio Nocturno, Entrevista de Radio y un Recital personal de lo mas entrañable.

En esos contados días tuve la buena providencia de conocer a uno de los Artistas mas coherentes con su mensaje, que he tenido la oportunidad de tratar, y en especial a un hombre absolutamente poseído y desarmado, a plena y feliz conciencia, por el amor a una mujer. Cuando Lizardo hablaba de Renée, era inevitable sentirse puro en ese momento, era inevitable sentirse vivo y volver a creer nuevamente que lo único que da sentido a este transito llamado existencia es el amor. Escucharlo era como ver por ejemplo “Vanilla Sky” y pensar porque cuernos no nos pasan esas historias a nosotros.

Lizardo actualmente esta casado con Renée, pero antes de dar ese SI como rotundo grito de triunfo (que claramente se puede notar en la foto), ellos pasaron decenas de meses lejos, sin tocarse, respirarse, sin la tibieza del otro.

Fuegos difíciles que escoge el amor para poder templar su acero. Y Lizardo y Renée forjaron de hierro su amor con las pruebas de la distancia.
.
Solo contare una anécdota intima, Lizardo se presento fugazmente en Miraflores, entre los asistentes había una española que quedo prendada de el, (por comentarios de otros supe que era guapa), la española se estaba sirviendo para Lizardo, estaba tendida en una bandeja, con una manzana en la boca, y con el cartelito de “ingreso libre”. Lizardo hizo caso omiso. Al siguiente día me confesaba : Ya no concibo estar con otra mujer, no puedo estar con otra mujer, esa idea salió de mi mente hace rato.

Después de residir casi 2 años en Colombia, me comentan que en Junio la pareja partirá rumbo a Toronto.

Pero esta historia que les estoy mal contando, la pueden encontrar en su totalidad en la presente canción “Fabula”, latiendo aun con todos los sortilegios, bienvenidas y todo el brillo que obviamente yo no he sabido darle.


.
Yo era un lobo
que vivía muy solo
descifrando sueños
afilando amores
tu eras avecita
del norte migrando
buscando calor
en tierras del sur

Yo era un carnívoro animal
tu de costumbres vegetarianas
yo curaba con aspirinas
tu con aguita mejorana
yo curaba con aspirinas
tu con aguita mejorana

Tu eras una araña
que con muchas patas
tejió una bufanda
roja para mi
yo era un lobo
de muy largas barbas
que con sus garras
su guitarra desgarra

Yo era un carnívoro animal
tu de costumbres vegetarianas
yo me curaba con aspirinas
tu con aguita mejorana
yo me curaba con aspirinas
tu con aguita mejorana
.
Vos tensaste la crin
de un caballito de mar
para hacer el arco que dispara sobre mi
las notas de tu violín
las notas de tu violín
sabes que yo soy
soy un lobo herido
que ya te extraña
sin que aun te hayas ido