martes, 11 de enero de 2011

María Elena Walsh : Tantas veces resucitaras para ir cantando


Nota de Prensa

Murió María Elena Walsh

El 10 de enero de 2011 falleció a los 80 años la reconocida autora argentina. Creadora de libros como Dailan Kifki y canciones como Manuelita la tortuga, su nombre está asociado a clásicos de la literatura, el teatro y la música atentos al mundo de la infancia.

María Elena Walsh nació en el barrio de Ramos Mejía (Buenos Aires), el 1 de febrero de 1930, y será velada en la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (Sadaic), sita en Lavalle 1547.

Desde su primer libro, Otoño imperdonable (1947), su carrera y reconocimiento experimentó un crecimiento extraordinario: incluso sus obras fueron llevadas al teatro (Canciones para mirar, en el teatro San Martín) y al cine (Manuelita, de la mano de Manuel García Ferré).

Cabe mencionar que sus trabajos han sido traducidos al inglés, francés, italiano, sueco, hebreo, danés y el guaraní. En 1991 fue galardonada con el Highly Commended del Premio Hans Christian Andersen de la IBBY (International Board on Books for Young People). Tambien fue nombrada Ciudadana Ilustre de la ciudad de Buenos Aires y Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

“Sus temas fueron musicalizados por personalidades como Mercedes Sosa y Joan Manuel Serrat y trascendieron las fronteras argentinas (…) Toda su rebeldía, su desencanto, su oposición, su amor a la naturaleza y a los niños han quedado reflejados en numerosos poemas, novelas, cuentos, canciones, ensayos y artículos periodísticos”, comentan desde el sitio.

Hace un par de años le preguntaron cómo le gustaría ser recordada, a lo que contestó: "Como alguien que quería dar alegría a los demás, aunque no le saliera siempre" (Suplemento Radar del diario Página/12, 2 de noviembre de 2008).

Al este y al oeste,
Llueve y lloverá
Una flor y otra flor celeste
Del jacarandá
Una flor y otra flor celeste
Del jacarandá

La vieja está en la cueva
Pero ya saldrá
Para ver que bonito nieva
El jacarandá
Para ver que bonito nieva
El jacarandá

Se ríen las ardillas;
Ja, jara, ja,ja
Porque el viento le hace cosquillas
Al jacarandá
Porque el viento le hace cosquillas
Al jacarandá

El cielo en la vereda
Dibujado está
Con espuma y papel de seda
Del jacarandá
El viento como un brujo
Vino por acá
Con su cola barrió el dibujo
Del jacarandá

Si pasas por la escuela,
Los chicos, quizás,
Se pondrán una escarapela,
Del jacarandá
Se pondrán una escarapela,
Del jacarandá

Al este y al oeste,
Llueve y lloverá
Una flor y otra flor celeste
Del jacarandá
Una flor y otra flor celeste
Del jacarandá
Al este y al oeste,
Llueve y lloverá.

De María Elena Walsh