martes, 21 de diciembre de 2010

El alma del alma mía

De la última cosecha del Cantautor Chileno Francisco Villa, vierto en sus copas esta esencia que lleva el mismo nombre del álbum: “El alma del alma mía”. Esta canción Francisco la interpreto en el Homenaje que se le hiciera al Poeta y Dibujante Chileno Gustavo Donoso, en la Sociedad de Escritores de Chile.

T r e i n t a i s i e t e
________________________________________

Unas flores planté en el jardín
Serían los más bellos lirios del país

Cuando florecieron ya no eran míos
Eran lirios de Vincent Van Gogh

Puse a reposar la pipa
Sobre una silla de paja

Al mirarlas descubrí
Que eran un cuadro de Van Gogh

Miré mis zapatos de andariego
Ya no eran míos
Eran de Vincent

Tan pobre y mísero se sentía
El pobre Vincent Van Gogh

No sospechaba
De cuantos universos era dueño
.
Gustavo Donoso
(Chile, 1931)

El alma del alma, del alma del alma mía
No sabe qué cuerpo habita, no sabe… no
Y suele fugarse sin darse por aludida
Burlando la ley sin culpa, ¡válgame Dios!

El alma del alma, del alma del alma mía
No entiende de economía ni religión
Y orbita borracha de noche y de poesía
Escasa de presupuesto y de pudor.

El alma del alma mía
Padece no cabe duda
De amor a primera vista
De canto sin partitura
El alma del alma mía
No tiene muy buenas juntas
Milita con los artistas
Herejes y marabuntas.

El alma del alma, del alma del alma mía
No tiene cuenta corriente ni Master Card
No goza de superávit ni regalías
El trueque le ha dado sexo y prosperidad.

El alma del alma, del alma mía del alma mía
No es grata en el paraíso institucional
Proscrita por vaticanos, la mal parida
Se embriaga con Benedetti, Silvio y Serrat.

El alma del alma, del alma del alma mía
Seguro es que tras firmada su libertad
Retorne de vez en cuando a purgar más días
Por darle algún susto a un cura o a un general.

El alma del alma, del alma del alma mía.