viernes, 30 de julio de 2010

La Profesora de Lengua

La noche del 28 me vi envuelto de pura casualidad, descubierto en el centro, a tiro de todo y todos, y como presunto implicado en una tertulia literaria en un Bar bien urbano marginal del Cercado de Lima (donde sin duda se realizan las mejores tertulias literarias). Con antiguos camaradas y unos recién conocidos, mezclamos de todo en ese jugo sustancioso de palabras que nos bebimos juntos durante unas buenas horas : Hablamos del ultimo grito de lo snob, o sea la actual Feria del Libro, de que referentes, iconos futuros les espera a estas jóvenes generaciones...algunos pueden decir ahora, yo me tome un “conejito” con Juan Gonzalo Rose, un Café Árabe con Washington Delgado, un “Chilcano” con Leoncio Bueno…pero a esta Generación 0, esta Generación Light, ¿que podrá decir en unos 15 o 20 años mas?, ¿Quiénes serán sus referentes…quienes con toda la Concha Negra de los Manglares de Tumbes están pretendiéndose enarbolarse como referentes?...y tras chismes de vecindad, harto palo, ultimitas humeantes, y maletas como para hacer una fabrica de maletas, salió el comentario que luego fue un consenso generalizado : Ser Poeta esta desprestigiado en el Perú. Los de la mesa se lanzaban la pelota caliente : Yo no, estas huevon, el es es Poeta, yo no…Yo soy Escritor…en el Bar Yacana tu levantas una botella de Cerveza y de abajo salen 20 Poetas. Obviamente todo era una joda, pero una joda cierta, hay demasiada “poesía” pero muy pocos poetas. Cualquiera que se junte 300 soles y vaya a una imprenta del centro de lima a poner en negro y blanco sus afiebradas líneas ya se compro el Certificado de Poeta, todo aquel que haya participado en un recital, invitado o autoinvitado, ya firma como Poeta, y caray, no jodan, la cosa no va por ahí querido pueblo peruano.

Aun con el sabor de la pasada contertulia, ayer estuve revisando unos textos de la biblioteca de un amigo, y me detuve en un librito de la editorial Recreo, ya me estaba casi despidiendo de la casa del camarada, por eso no repare bien en el titulo del texto, pero si pude al vuelo descubrir que era un libro con 4 Poetas, de los cuales en tiempo record leí a 2 : Washington Delgado y Rosella di Paolo. Fue un Gozo, alimente mi dicha y mi nostalgia en 10 o 15 minutos creo. Fue golpe tras golpe, sonrisa cómplice tras sonrisa cómplice…¡Caray, Joder, por ahí si va la cosa Compatriotas, a esa cuesta debe apuntar la poesía!.

Queda el compromiso de tipiar y entregarles, vía el pequeño blog del pequeño programa, algunos de los poemas a los cuales aludo. Uno de esos fue este de Rosella di Paolo. Como le argumentaba a un escritor amigo, talento es talento, es algo muy simple de ver, un poeta que tenga un libro del cual solo salves un poema o dos, eso no es talento, no se puede concebir un escritor que tenga un estupendo trabajo y 65 bodrios, eso no es duende, ángel, mucho menos musa…hasta en un poema malo de un buen poeta, en ese poema malo encontraras 4 o 5 líneas buenas que son la expresión del talento que lo distingue sobre los otros. Ese es el Poeta, el Escritor diferente. Rosella di Paolo, para mi, para mi gusto, es una Poeta Diferente, su fuego, su candela estará marcando siempre hasta el poema que menos te guste de ella. Interesante descubrimiento, queda el compromiso de entrevistarla.

Profesora de lengua y literatura —Ex

Sepan que estoy viviendo, nubes,
sepan que canto
Javier Sologuren

Nunca más pararme frente a la pizarra —ecce femina—
con un cucharón
para meter en los platos vacíos de sus cabezas
el engrudo homérico, la berenjena eglógica
el acento esdrújulo y miserable, ni más
tizas de colores, salsas de tomate,
para abrirles las bocas
ojalá el entendimiento.
Ya no la tarjeta en la tostadora horaria
saltando con su tardanza al rojo vivo
ni exámenes para probar cuánto resisten
mis nalgas en el pupitre y cuántas tildes
puede gotear un cárdeno Faber Castell 031.
Se acabó la clase, la ilusión de mango,
todos al recreo, yo al recreo (pero sin vuelta)
al recreo de desclavarme de la pizarra
y saltar por la escalera al fin resucitada.
Último día, las rejas se levantan,
y en este valle ameno
nubes, sepan que canto
sepan que canto, bestias.