lunes, 1 de marzo de 2010

Los Oasis de Chile

50 veces mas fuerte que el terremoto en Haití, ese es un dato macabro que suena hasta irreal, surrealista, por su condición de echo y ensañamiento inconcebible por parte de la naturaleza para con la republica hermana de Chile.

Chile siempre ha formado parte de mis ensoñaciones, siempre lo he imaginado, me he imaginado con el, en el, y han sido tan constantes y puntuales estas alucinaciones que podría describir calles, decir como esta el tiempo y hasta he tenido el sabor que me dejo la mujer que a la mañana siguiente ya no estará conmigo.

Chile llega a nosotros primero con Neruda, siempre es primero con Neruda, luego se nos suele adentrar con la Nueva Canción Chilena, Intillimani, Victor Jara, Quilapayun, Illapu, Violeta Parra. Allende nunca te deja de doler, pero es un dolor que te dignifica. Luego a rafagazos me vienen nombres que han pasado por mi y siempre me han dejado algo : Miguel Littin, La Ley, Isabel Allende, Stella Díaz Varin, Nicanor Parra, Vicente Huidobro, Gabriela Mistral, Los Prisioneros, etc.

Hay entre nosotros un Anti-Chilenismo espeluznante, cosa que yo no creía hasta que un día lo palpe directamente, cuando quería ayudar a un hermano chileno en problemas y lo primero que salía de la boca de amigos profesionales y de la cultura era : “¿Ayudar a un chileno?, ¡jamás!”, “esos se las llevan toda, y encima yo le voy a dar mas...¡ja!”, no podía dar crédito a lo que oía, pero era así y es así, hay en gran parte de la población nacional una aversión a los chilenos bien arraigada, arraigamiento que obviamente viene solidificado gracias a el aporte de ciertos comunicadores irresponsables, lideres políticos sin conciencia del impacto de lo que dicen, reaccionarios de izquierda y cruce de informaciones alienadas.

Para mi una cosa es la derecha chilena y otra la nación chilena, una cosa las transnacionales chilenas y otra la republica de Chile. Las derechas y las transnacionales no tienen nacionalidad, o si la tienen y en todo caso su nacionalidad es el imperio. Nunca me he confundido, Lan Chile, Piñera, Inka Farma, son imperio, son neoliberalismo, Lan Chile, Piñera, Inka Farma no son Estudiantes, no son hombres del campo, no son Mapuches, ellos no son Chile. Y si hay un anti-peruanismo entre ellos es un producto igual a nuestro anti : solidificado gracias a el aporte de ciertos comunicadores irresponsables, lideres políticos sin conciencia del impacto de lo que dicen, reaccionarios de izquierda, y cruce de informaciones alienadas.

Me atreví a esbozar esta perorata sobre Chile debido al terremoto que han padecido. Es demasiado cómodo hablar del dolor cuando a unos kilómetros están los pedazos que ha dejado la realidad. Quizás solo intente pedirles y pedirme que seamos mas severos en nuestros pareceres, no confundamos a los hijos de Chile con los hijos de puta que no solamente quieren comprar el Perú, si no comprar todo lo que se mueva y pueda dar aunque sea un céntimo de dividendo en esta tierra.

Chile es un país privilegiado, no se si mas o menos que nosotros, no me importan comparaciones, siempre he sabido que al igual que nosotros Chile ha legado belleza a raudales para la humanidad, para goce y usufructo de todos. Muestra de eso es este hermano, Francisco Villa.
.
Salud Chile, una esperanza terca y conserva intacto, aun en estas horas, tu Derecho a la Utopía, a soñar.