domingo, 24 de enero de 2010

Una Tarde de Sol por si te hace falta

Fines de semana son días de poco trafico para los Blogs, y en general para el ciberespacio. Este es un blog signado por la consecuencia (casi 2 años de post diarios, interdiarios, refrendan esta aseveración). Blog con el objetivo claro y puntual de fundar un lugar en donde la belleza no nos pueda ser arrebatada. Es necesario reiterar que para nosotros no hay nada mas revolucionario que la belleza. Nuestra preocupación, nuestra dulce preocupación es la de encontrar, descubrir, develar junto a uds. de tanto en tanto, belleza y revolución, revolución y belleza, o grandes sentimientos de amor que vendría a ser lo mismo.

Discurseaba yo en el Primer Festival de Poesia Erótica, de la pasada semana en el Pisco Bar, que hay Poetas a los cuales uno admira, respeta, de los que uno aprende, pero hay poetas a los cuales uno quiere, ama. Los Artistas que yo respeto, admiro, y de los cuales procuro aprender son aquellos que como los grandes revolucionarios mueven en nosotros la fe y el amor, el amor y la fe, que también vienen a ser lo mismo.

La maestría, la destreza, la “pulcridad” en el oficio es algo relativamente mas fácil de alcanzar, pero el saber como hablarle al amor de la gente, eso es ir mucho mas allá. Los grados, las publicaciones, los premios, las reediciones, las notitas en los diarios, el currículum vitae, no alcanzan para enseñarnos como comunicarnos con el amor de la gente. Casi no quedan creadores, maestros que nos enseñen de esta “gran y milenaria técnica”, y si los hay, siempre, siempre es un viejo, es por eso que aun cuando me miren con ojeriza y recelo miembros de mi generación, y los mas de los jóvenes de la presente, siempre procuro aprender, hurtar, copiar, hasta remedar, de los mas viejos, sean muertos o vivos, los mas viejos.

Manolo García es un joven como de 100 años que siempre me enseña, me deja algo. Galacticamente conocido por el “Ultimo de la Fila”, con unos buenos años como solista, Manolo tiene una poesia bien lograda, a golpe de horas de codos clavados en una mesa, pero lo que mas me enamora de el, es una Poesia que nos dice algo, porque no todas las poesías dicen algo, claro que habrá quien argumente que todas las expresiones encierran un mensaje, así sea individual, egoísta, subconsciente, pero todos estamos diciendo una verdad, que es valida, porque al fin y al cabo no hay una sola verdad sobre el arte, y que mi abuelita en skuter rojo y demás, pero yo ahorita estoy hablando de discurso, no de floro, hablo de besos, no de baboseos.

Dicho esta.

Manolo García, un viejo, una de mis querencias.

Nota : repito, domingo es día de pocas visitas al pequeño blog del pequeño programa, pero a los que entrasen y les puede interesar, hoy domingo 24, de 6 a 8 pm, pueden ingresar www.radioplanicie.com.pe y
sintonizar “Solo para Locos”, siempre por los 91.5 FM de Planicie Radio, ¡La mamacita del dial!

Que pena no ser ave de paso,
ni derrota de carta marina.
Que dulce ser trapo blanco henchido al viento
del velero que alegre se encabrita.
Que lento ser cipres viviendo erguido al cielo
y saber que todo en este mundo necesita su tiempo.
Que pena no ser ave de paso
ni proa que acuchilla siete mares.
O relumbre del zarcillo de bella muchacha
que descalza baila por los parques.
Busco en el ruido de las plazas.
Busco en las calles de ciudades que ya no conozco.
Busco el aroma de mujeres que pasan
a sus cosas, a su lucha,a la tarea que les toca.
Guardo una tarde de sol por si hace falta,
ese es un tesoro que nadie podra arrebatarme.
Guardo la mirada risueña de alguna muchacha.
Guardo en un bolsillo el color de la piel de una naranja

Mejor pluma del ala de un perro que pasar los dias esperando
ahumar el avispero de la mente, que se dispersen
la desidia con sus sombras.
que pena no ser ave de paso
o arrecife sobre barra de corales
al alba pálida ave de paso
que flota sobre espumosos mares
o destello de un pez de hoja de lata,
flor de agua
que reluce y baila en los estanques.

Te busco entre la gente de las plazas.
Te busco en las calles de ciudades que ya no recuerdas.
Te busco en el perfume de mujeres que pasan,
en los silencios que crecen cuando ellas no hablan.
Te guardo una tarde de sol por si la quieres.
Ese es un tesoro que nadie podra arrebatarte.
Te guardo una mirada risueña que nada pretende.
Te guardo en un bolsillo el calor de mi piel por si vinieses.