sábado, 19 de septiembre de 2009

Ud., Yo y la Ternura

Se estrenaban los años 90, aquellos tiempos en que todo era asombro, despertar, deslumbramiento. Tiempos en que aun se decía la palabra Revolución, y Revolución era una palabra que se rezaba, y que era como mágica, porque al nombrarla uno convocaba inmediatamente lo mejor de uno, lo mejor de todos. Para algunos aun sigue siendo una mala palabra, un arcaísmo, una incoherencia, pero para mi que en verdad no he cambiado mucho, sigue siendo lo que fue a los 17, cuando decía Revolución y era lo mismo que decir : Libro, Trova, Arte, Compañeros, Café, Cielo de Lima, Muchacha, Patria Grande, Poesía.

Siendo Generación X, rodaba por cuanto evento cultural había en lima, y cuando hablo de lima digo lima : Callao, Chosica, Villa el Salvador, Agustino, San Isidro y una extensa lista de Etc. En esas incursiones urbanas es que conozco a José el “Pepe” Villalobos, una vez lo vi en un Acto de Solidaridad con Cuba, otra en el Jr. Quilca en alguna noche salvaje de Bohemios. Es ahí que empiezo a seguirle el rastro hasta dar con el en Barranco, donde se reunía conjuntamente con un grupo de Cantautores, para realizar Veladas de Trova todos los Jueves en el fenecido “Portal de Barranco”. Ahí además de conocer mas la obra de Pepe, conocí a Luis Enrique Alvizuri, Erick Echegaray, Raúl Huerta, Piero Bustos y otros. Eran unas veladas cuasi históricas. Lógicamente eran tiempos en que se respiraba otra fe, otra mística. Me comentan que casi no hubo cantautor que no pisara esas veladas, hasta un jovencísimo Javier Lazo se asomo por ahí. Eran noches lujosas, pero la verdad yo prácticamente solo iba a ver al Pepe Villalobos. Jalaba decenas de amigos para ir al “Portal de Barranco” y a todos les hablaba con entusiasmo de Villalobos y ellos me acompañaban prestos a verlo. Por suerte, hasta donde recuerdo, ninguno quedo decepcionado, todos salían asintiendo y con la promesa de regresar.

Sus Casettes me acompañaron durante mucho tiempo, es mas la primera vez que me fui del Perú, era la música de Pepe la que llevaba en un Walkman durante mi viaje. Fue también la música de José la que me sostuvo, de algún modo, en los primeros meses radicando afuera, esos primeros meses que son los mas dolorosos, en donde se concentra todo el desarraigo, el desasosiego, en donde uno se siente como Gelman, como una planta monstruosa con las raíces a miles de kilómetros de uno, fue esa música la que me dio ese poquito de sur, de jugos de mi tierra, que tanto me hacia falta para mantenerme en pie, para aprender a caminar fuera de mi patria y de los míos.

Quiero al Artista Pepe Villalobos como probablemente muchos de Uds. querrán a Silvio, Pablo, Sabina. Para mi su música ha debido merecer mejor fortuna. Pero quien en este país no merece mejor fortuna. Pepe es conciente que pudo hacer mas, escalar mas, llevar una vida mas digna, sin que con esto este sugiriendo que Villalobos lleve una vida loca, diligente, a la deriva, no, me refiero a digna en el sentido de una vida que pudo haber tuteado niveles como el de Susana Baca, Andrés Soto. Pepe estaba y aun esta para esos trotes.

Tengo 6 años de no verlo.

Algunos amigos Trovadores coinciden en cierta imagen : Pepe se esta convirtiendo en un Triste, un Pesimista. En un hermoso texto que el me enviara hace unos años, el mismo Pepe me corrobora esas imágenes cuando me habla “del pesimismo natural de los Trovadores”, del derecho bien ganado que tiene a ser pesimista a estas alturas de la vida.

Pero quiero empezar a creer que esa imagen proyectada en los demás, a veces provocada por el mismo, esta cambiando. Lo noto mas dinámico, presentaciones semanales, constantes, compartiendo escenarios con trovadores jóvenes, con ganas de volver a figurar, protagonizar. Si es cierta mi intuición, el primer gratificado seré yo, porque es un músico referente en mi estética como artista, es una influencia, uno de los que modelo y esculpió mi sensibilidad tal como Uds. la conocen ahora. Con toda la plena certeza es un Maestro para mi.

Les brindo este tema, una de las canciones bandera de Villalobos en los 90, una canción que evoca eso que comentaba al iniciar, ese momento en que todo lo mas querido por uno logra hacerse una unidad : Poesia Cotidiana, Pupilas, Justicia, Revolución, Casa.

Sitio Web de Pepe Villalobos : Ingresar Aquí

Fíjese usted
debo decir sencillamente
que la quiero
que no pretendo rima
en mi poesía cotidiana
porque bien sabe usted
que no es mentira

Míreme usted
no olvide ver esa ternura
en mis pupilas
todo ese amor que sabe bien
que no es falsía
no lo puede negar
también me quiere

Usted y yo
más la ternura
unidos
no serán vencidos...

Bien sabe usted
que los problemas financieros
nunca faltan
y sobre todo
los problemas de experiencia
que no dejan en paz
a la pareja

Usted y yo
que hemos luchado día a día
codo a codo
sabemos bien
que la justicia no ha muerto
que la revolución
empieza en casa

Usted y yo
más la ternura
unidos
no serán vencidos...
.
Pepe Villalobos