martes, 18 de agosto de 2009

Ya se va Aquella Edad

Días de mucho movimiento, días en que la tierra tembló. ¿Causa, Motivo, Razón o Circunstancia?, ¿Epicentro?, el pasado Domingo 16 de Agosto cumplí años y lo celebre como todo un buen Poeta-Guerrero, con toda la intensidad y apasionamiento que solo te pueden dar 36 años de saberte y hacerte creador, años de viajes, radicando en otros lares, entrando a todos lados sin hacer miramientos, porque te suscribes a la filosofía Dostoiewsky : “No hay un lugar lo suficientemente alto, ni lo suficientemente bajo como para que yo no pueda ingresar”. 36 años de no hacerle caso a nadie, 36 años de ser orgulloso, mas no soberbio (Me encanta esa definición que me regalo el Poeta Braulio en la Casa Mariategui), porque eso si, puedo ser mas que autosuficiente, alzar el timbre de mi voz, provocador, ser brutalmente honesto pero solo con la gente que sabe, con la gente que sabiendo y teniendo las herramientas para cambiar este estado de cosas no levanta sus posaderas de su silla reclinable de intelectual. Si, ante el que fue formado para comprender el mundo, para asir el mundo, ante ellos si muestro y puedo “hacer gala” de toda mi incomodidad, fastidio, o llanamente mi rabia, rabia que sencillamente es producto de un hombre que en sus 36 años de existencia no ha hecho mas que buscar la belleza, día a día, en este país, y no la ha encontrado. Buscándola en la justicia (que es Bella), en el pan en la boca de todos (que seria Bello), o en el ensueño de Peruanos en un micro que en vez de un Bocón en la mano, tengan un libro ¿Eso no seria Belleza pura?.

Si, frente al que sabe yo pregunto, cuestiono, increpo, y por esta actitud ante muchos de ellos es que tengo una "imagen" bien ganada tal vez.
.
Hace unas semanas en un conocido local del centro, donde todos los viernes se lee poesía, se encontraban en “franca francachela” uno de los Poetas mas ganadores de premios literarios y uno de los Editores mas pulcros que conozco (pulcros en sus ediciones me refiero). Una Poeta y Joven amiga que se encontraba en el escenario, antes de dar inicio a sus lecturas, por no se que extraña circunstancia menciono mi nombre y ensayo una especie de acción de gracias a mi persona (cosa que evidentemente agradezco, pero que quizás no era necesario hacer en publico). Pero ante el honesto y conmovedor gesto de mi Poeta-Amiga, el Poeta mas ganador pregunto desafiante al aire enrarecido por la noche y la bohemia del local : ¿Quién es Amaya eh, quien eeees Amaya?, a lo que el Editor pulcro respondió solicito, a dúo, a segunda voz bien afiatada : UN HUEVÓN, UN HUEVÓÓÓN. Fama bien ganada sera pues, pero dentro de todo en buenahora que la tenga. Lo que si debería preocuparme es cuando hablen BIEN DE MI los que con su silencio u omisión permiten que nuestra republica dolorosa tenga aun mas dolor.

Si el Poeta que se canta a si mismo y hace odas elementales a su ombligo piensa que soy un huevón, amen, dicho esta, soy un huevón. Si el cuadro de izquierda que esta convencido (sin margen de error) que toda la lucha para cambiar los cimientos, que todo el combate para tumbar los pilares que sostienen esta soiedad, se resume, se soluciona si todos nos inscribimos en su partido y todos nos hacemos dirigentes, si ese me clasifica, “escalafona” como un ser de criadillas grandes, caballero, ya fui, soy un huevón. Si es el promotor cultural que vive compitiendo, que no va a tal evento porque el no lo realizo, o va para observar en que se fallo y como puede hacer el para superarlo, si el que todo lo realiza calculando y midiendo de como ha de ingresar a la historia, si aquel me da los santos oleos, aleluya, soy un huevón.

Pero el día en que unos escolares (como los de ayer por ejemplo, a los cuales di una charla de estimulación literaria en un colegio de Villa María del triunfo), el día que esos chicos entre 13 y 16 años me increpen como huevón, pero mas que todo sentencien que la utopía y la esperanza son temática de huevones, ese día si empezare a cavilar hondo.

Si los 80 jubilados entre 60 y 90 años a los cuales recite un par de poemas hace 2 semanas, que se encontraban dopados en una reunión del barrio, sedados, en un limbo de sopor, por un maestro de ceremonias que repartía diplomas por decenas, y en aquellos momentos un amigo dirigente me llama a recitar, y declame, hable fuerte, seguro, hable de la situación de la comprensión lectora en el país, regale libros, hice preguntas y los jubilados despertaron y casi la mitad de ellos adquirió mis poemarios y me pedían que se los firmara : “Señor, por favor, puede dedicarle este poemario a mi nieto, es que yo quiero que EL SI LEA”. El día que esa gente me vocifere huevón, ese día quizás haga crisis existencial.

Solo por una vez en la vida, como regalo y complacencia a mi mismo, y porque mi santo paso hace poquito, expondré una simple autodefensa de mi persona y de mi obra. Si alguna vez has sabido de alguien que me ha llamado huevón, maricón, estafador, que me creo dios, subversivo, pro-farc, mesiánico...escúchalo, pero no te quedes ahí, se mas audaz, solo por un sano ejercicio de no caer en el error de creer lo primero que te dicen, conversa un pelo mas con esa persona, mira su poemario, pregúntale sobre realidad en el país, mira su blog, anda a uno de sus eventos, mira su obra, tomate un pequeño tiempo para checarlo, pregúntale que ama en la vida, averigua la naturaleza de su amor, sus utopías, chupa con el para descubrir de que madera esta echo, y quizás, lo mas probable es que coincidas conmigo en el juicio que tengo formado de estos personajillos, de la esencia de esta gente cuyo deporte es enviar dardos.

Si la derecha, el aprista, el destacado mediocre, el envidioso convicto y confeso, el que se viste de negro para que no lo noten (argumento de psicólogos, no mío) considera que el echo que alguna gente te reconozca, “te note”, es un pecado venial, si el envidioso, el intolerante que mata todo lo que esta por nacer, llena mis bandejas de hotmail y los comentarios de mi blog con epítetos, pues con las disculpas de los presentes lectores, yo no respondere y no hare otra cosa mas que ir hacia la humildad de mis TESTES (que ellos mismos sobredimensionan) y me las acicalare.

Lo dije artículos atrás, la competencia, la carrera tiene que ser con uno mismo, si a alguien hay que traspasar y atacar es a uno mismo. Ataquemos las ideas, la posición ante la vida. Pero si te afilias a la filosofía del neoliberalismo que es la competencia con tus semejantes, el individualismo que a la larga justamente te lleva a la “fijación” con otras individualidades, eso te puede llevar hasta la enfermedad, de primero empezar a tirar lodo con ventilador, y en el mas serio de los casos, como por ejemplo le paso a uno de mis lanzadores de dardo de oficio, de profesión, que se enfermo gravemente, y fue revisado físicamente, minuciosamente, pero en su cuerpo no había absolutamente nada, y el diagnostico final era que todo estaba en su cabeza.

Moraleja : Odia personas, envidia y traerás tu infierno privado a la tierra y probablemente traerás mas dolor hacia tu persona del que le quieras causar a tus atacados.

Salud y Esperanza, y gracias mil a los que se acordaron de mi “santo patrono”.

¡ Avanti y que les crezca !

LEA


Un tema de Pablito Milanes, del año 1984, del álbum “Proposiciones”, álbum en el cual también esta incluido el tema “36 peldaños”, dedicado a sus 36 años de edad, edad que precisamente acabo de cumplir...estos temas los escuche a los 17 años, y se los juro que siento que fue ayer no mas, “aquisito” no mas...tenia 17, y ahora los 36 peldaños los he subido yo...y ya se va aquella edad, ya se va aquella edad...


Ya se va aquella edad.
Qué lindo fue, que despertar,
fue sentir la inmensa sensación
de que vivir era algo más
que en sueños ir.

Fue crecer, saber, dudar,
hacer, buscar, pedir, brindar,
recorrer el último camino
que te lleva hacia tu propia identidad.

Ya se va aquella edad,
y hoy se resiente el corazón
siento algo más que una ilusión.

Ya se va aquella edad
es algo nuevo que va entrando
se va imponiendo, lacerando
algún rincón de mi emoción.

Y aquí esta pues esa edad,
que al elegir te encontrarás
si soñar, frente a tu propia imagen
ya en un viaje del que jamás regresarás

Jamás.