jueves, 23 de julio de 2009

"De vez en cuando la vida", Brenda Mau...

Esta canción se acaba de poner de moda, por el echo de que una muchachita nuestra de “rasgos autóctonos” ( que un día decidiera ser engranaje, materia prima, sub-producto en serie de esa factoría pesada de la moda que es “Operación Triunfo”) la utilizara, esbozara como argumento en su frenética carrera para alcanzar una estrella.
.
Como escuchara decir y reír a Joaquín Sabina hace poquísimo : “Ni serrat, ni yo, ni ninguno de nosotros habría pasado una sola, una sola de las etapas de esos concursos”. Amen. Santa palabra. Así es. Estos certámenes trabajan con moldes, con plantillas establecidas, que solo buscan botar productos para el supermercado, todos igualitos, saneados, bajo estricto control de calidad, sin lugar para el rugoso, el rustico, el fermento, el maleable, el que no es inmune a nada (como todos los entes de la vida), el diferente. Simplifica los gustos, y vende mas. Si Brenda Mau alcanzo hasta donde alcanzo, es porque el talento cuando es de raza atraviesa cualquier muro, pero era elemental deducir que la transnacional esta le iba a colocar su stop, y ese “pare” estaba antes del primer lugar.
.
Regresando al tema, revisando hoy el presente video “De vez en cuando la vida” en Youtube, en la parte de comentarios observe con atención unas recientes alusiones, como por ejemplo : “Serrat aprende a cantar como Brenda Mau”, “Serrat no pasa nada contigo”. A mi me dirán que gustos son gustos, y cada quien tiene sus autores, y yo en cuanto a respeto soy un caballero de la edad media, pero es evidente que los que han resuelto dejar este tipo de interpretaciones son los mismos que igual pueden aplaudir rabiosamente el innegable talento de Brenda mau, como responder con chillidos neuróticos al “histeria, histeria” de Don Omar. Uno de esos comentarios llega al punto de sentenciar : “Brenda lo canta con mas sentimiento que Serrat”. Sencillamente inaudito. Esta chica es una nena, tiene el mundo por poseer, tiene todas las escuelas por traspasar, pero si algo puedo aseverar, es que lo mas difícil de lograr dentro de estas maquinarias, es exactamente eso, sentimiento. ¿ Como lograr aflorar el duende, el Yo único e intransferible, cuando en estos Sets todo esta medido, cronometrado, son una remalladora que no puede parar, tiene que producir, producir, rating, rating, mas y mas?. A las milésimas de segundos que empieza Brenda a cantar, ellos ya estaban preparando el siguiente producto a salir, el siguiente pan a embutir en el buche del espectador . Todo eso combinado con una platea y con una tele-audiencia, ansiosa de su “Demerol”, de algo que los haga fugar del dolor de la vida cotidiana, bruta por la dosis diaria de electroshock, produce una atmósfera lo menos propicia para la hondura.
.
Rolando toro un exponente del análisis transaccional, escribía que el ser humano busca drogas, o símiles que tengan un efecto de electroshock, que lo sacuda de la monotonía, de la separatidad, del desamparo respecto al saberse aparte y a la vez trascendente por sobre la naturaleza, del desasosiego. Ese “Shock” lo produce el alcohol, la cocaína, el rock estridente, y todos pueden tener casi la misma secuela. En este caso de los concursos, las luces, los efectos visuales, la parafernalia, la adrenalina de la competencia, del mas fuerte que sobrevive, de la carnicería mediática, pueden producir la misma alteración de estos mecanismos y sustancias evasivas. Reitero, si algo es poco probable de lograr en estos programas es SENTIMIENTO. Brenda tiene un color de voz delicioso, pero he visto sus videos, he intentado conectarme con sus ojos, he colocado prestos mis oídos a ver si logro sintonizar sus endorfinas, pero no, no la siento.
.
Esto me recuerda a la vez que Lizardo Carvajal, un Trovador Colombiano que se presento en Villa el Salvador, un Cantautor que no solo tenia con que cantar, sino además tenia un “para que” cantar. Un excepcional tipo que durante 2 horas hablo y canto a niños, pandilleros, jubilados, maestros, parejitas de enamorados y les hablo sobre un revolucionario Francisco de Miranda “El Caraqueño Universal”, hablo sobre la tala de los bosques en la selva, hablo sobre la sitiada y secuestrada Colombia, sobre Cuzco, narro mitos y leyendas de América y de esa manera nos hablo sobre nuestros abuelos comunes y etc. Pero resulta que al final de la lúdica noche, un poeta del lugar, “digno” exponente de la generación del 2000, al yo preguntarle que le pareció el concierto, me expone : “El concierto me pareció VACIO”. Hay que observar con sincera preocupación, los distorsionados, enrevesados, y cruzados como cables de postes de esquina de barrio que están las sensaciones y sentires de nuestras generaciones actuales, que ven vació, blanco, ausencia, en aquellas pequeñas cosas que rebasan de todo lo opuesto : de ternura invencible, que son socavón de sueños. Solo basta observar al Catalán mas querido por 4 generaciones, para denotar las kilométricas diferencias.
.
.
De vez en cuando la Vida

De vez en cuando la vida
nos besa en la boca
y a colores se despliega
como un atlas,
nos pasea por las calles
en volandas,

y nos sentimos en buenas manos;
se hace de nuestra medida,
toma nuestro paso
y saca un conejo de la vieja chistera
y uno es feliz como un niño
cuando sale de la escuela.

De vez en cuando la vida
toma conmigo café
y está tan bonita que
da gusto verla.
Se suelta el pelo y me invita
a salir con ella a escena.

De vez en cuando la vida
se nos brinda en cueros
y nos regala un sueño
tan escurridizo
que hay que andarlo de puntillas
por no romper el hechizo.

De vez en cuando la vida
afina con el pincel:
se nos eriza la piel
y faltan palabras
para nombrar lo que ofrece
a los que saben usarla.

De vez en cuando la vida
nos gasta una broma
y nos despertamos
sin saber qué pasa,
chupando un palo sentados
sobre una calabaza.


Tags Blogalaxia: