jueves, 7 de mayo de 2009

Pregunta del gran Bonetón :¿Quiénes leen este Blog?

No tengo una noción mas o menos certera de cual es el publico que me sigue (“me”, “sigue”, “mi”, “me” siempre el YO-YO por delante). Pero algo de lo que si he tomado noción en este tiempo, es que soy un “agente” cultural, bastante raro, extraño, muy a lo Frank Sinatra, es decir : A mi manera.

Soy un marginal por elección conciente, es decir, cada vez me refundo mas y mas en la arena, entre la masa, lejos de los cenáculos y circuitos obligados de nuestro mapa cultural, cada vez voy menos a Quilca por ejemplo (mi promedio debe ser 3 visitas anuales). No tengo Gentita, no tengo 30 incondicionales que me ayuden a llenar mis eventos y que me hagan parecer como que : “Este Buey si que convoca”, no tengo publico portátil, reniego cuando veo los rostros de siempre, creo que los rostros, las voces de siempre nos hacen daño, huyo de esas caras y será por añadidura que las caras de siempre huyen de mi también. Me siento muy a gusto entre la gente que sabe mucho, y la gente que no sabe nada. Ante el que sabe me callo, orgullosisimo de haberme fabricado la oportunidad de escuchar alguien años luz mas preparado que yo, y ante el que no sabe le doy hasta la ultima exhalación de este parchado corazón, porque el servir me hace sentir útil, me purifica. Considero que no hay mayor realización que el servicio, que el sentirse productivo.

A veces pareciera que meto las 4 cuando escribo o digo algunas cosas por el micrófono, y esto es porque que hay ciertas cosas que no se pueden decir en la lima, en el Perú de hoy, como decirle a un grupo o movida : “tu propuesta es un bodrio, tu propuesta hace daño, tu propuesta nos atrasa mas”. En una sociedad tan o mas inglesa, que la inglesa misma, tan guardiana del eufemismo, de la metáfora, del dorar la píldora, de la mordedura de labios y del cuchicheo, decir ingeniero en asuntos ambientales y sanitarios, en vez de llanamente Alcahuete o Limpia Baños, hacer eso es sinónimo de rencores y ojerizas a cadena perpetua.

A veces no soy conciente de los riesgos que corro, y ante los primeros embates de los que nunca se equivocan, me afecto, si, he de confesarlo, pero después de algunos ejercicios para el aparato respiratorio y recuperada la ecuanimidad, me concentro y me digo : ¿Lo que has escrito es falso?, ¿Estas relatando hechos y actitudes que no existen en la realidad?, ¿Estas calumniando a alguien?, ¿Escribes esto con el propósito de hacer un daño dirigido y personal?, ¿Escribes motivado por la envidia? y la respuesta es obviamente No, No, No, No y No. Por lo tanto llego a la conclusión : Mi postura es radical, pero es honesta y correcta porque es coherente con respecto a los valores a los que yo me adhiero.

Retomo el punto inicial, ¿Cuál es la gente que me sigue?, hablo específicamente de la Radio y este Blog. Creo que es el publico mas amorfo que pueda uno tener. No son literatos puros, no son políticos puros, músicos puros, culturosos puros. Son menos, y mas que todo eso a la vez. Uno puede revisar el trabajo de otros Blogger, y con un poco de detenimiento se puede advertir que los seguidores de estos siempre son una gentita con un denominador común : Yo y los anarco Punk, Yo y el Boulevard Quilca, Yo y el Quinto Ciclo de Derecho en la Católica, Yo y mi Iglesia “Ríos manantiales de misericordia luminosa de luz” y siempre son los mismos los que se comentan en estos blogs, los mismos que se reciclan y vuelven a comentar…pero en mi caso ¿Yo que soy?, ¿A que grupo pertenezco?, ¿Qué partido?, ¿Qué interés defiendo?...que denominador común une al escolar de 16 años de San Juan de Lurigancho, al subterráneo frisando los 30 de Villa el Salvador, a la chica trabajadora en el comercio informal, al ONGero de profesión, al investigador, político nato, ¿Qué clase de gentita es esa que me lee, como la defino ?

Se que puedo empezar a divagar, y antes de meterme en un viaje de nunca acabar, creo que si existe algo que emparenta, hilo invisible que ata, guiño con el cual se reconocen los integrantes de esta Blogosfera, y es que todos estos 40, a veces 50, en el mejor de los casos 80 o 100 lectores diarios de este reducto, al igual que yo, buscan fe, y ojala mi falso ego no me este envaneciendo, pero considero que aquí la encuentran. Si algo he pretendido en prácticamente 10 meses, así de sencillo, así de simple, es la de sostener mi fe con palabras, ayudarte a sostener la tuya, y porque no animarnos un día a conjugar nuestras fe, en conjunto, por la fe en un arte mayor.