viernes, 6 de marzo de 2009

Sobre el Museo de la Memoria

El Viernes pasado el Trovador Omar Camino me hizo llegar un documento con una propuesta de adhesión de firmas. Era el Comunicado elaborado por Salomón Lerner y los amigos de la Asociación Caminos de la Memoria, Comunicado suscrito y firmado por Artistas e Intelectuales de la dimensión de Vargas Llosa, Gustavo Gutiérrez, Fernando de Szyzslo y demás, publicado en el Diario la Republica y el Comercio el pasado 01 de Marzo, en donde se hacia manifiesto el rechazo a la posición que ha asumido el Gobierno Peruano, aquella de rechazar los 2 millones de Dólares donados por el Gobierno Alemán para la construcción de un “Museo de la Memoria” en el Perú. Museo en donde recordar a las Victimas de la violencia política, pero recordarlas no para el regodeo de la sensiblería o avivamientos de llagas y venganzas, sino recordar para estar alertas, recordar para saber donde están los cómplices, recordar que no deben volver, recordar que en algún momento tenemos que madurar y dejar de ser un país adolescente. El mismo Gobierno Alemán ha hecho publica la negativa a su propuesta por parte del Ejecutivo Peruano y la Cancillería.

Hoy Omar Camino nos hace llegar este otro texto, de su puño y letra, o mas bien en estos tiempos, de su digitación en los teclados. Reflexiones de un trovador comprometido con su tiempo, y aunque en este texto no hay adhesiones para la firma, yo suscribo la mía.
.
EL MUSEO QUE NECESITAMOS

Por Omar Camino

El gobierno del Presidente Alan García acaba de rechazar una donación de 2 millones de dólares hecha por el gobierno alemán para que se construya en Lima un Museo de la Memoria que nos recuerde los 20 años de violencia política sufrida por todos los peruanos.
.

Señor García, tiene Ud. razón: No necesitamos un museo de la memoria, no necesitamos recordar a nuestros muertos, para qué vamos a recordar a los que ya se fueron, a los que no hemos vuelto a ver. Demás esta poner el dedo en la llaga, sacar a la luz una vez más la barbarie, en fin, golpear otra vez al niño antes abusado.

Lo que necesitamos, Sr. García, es un museo para los muertos en vida, lo que necesitamos es enterarnos por fin de que palacio y congreso, por ejemplo, son museos vivientes de una especie con el corazón extinto, con el amor extinto, con la justicia extinta, con la consecuencia fosilizada, con el pecho en fósil también, igual que la mirada, con capas geológicas sobre una extraña dignidad pre-glaciación. Museos vivientes de los seres que no son ni han sido de tanto andar con los pantalones por los suelos, ya van a ser 2 siglos.

Y hay que ir a visitarlos con curiosidad de escolares para aprender desde nuestro niño, que hay cosas en extremo vergonzosas, que hay gente que no es gente por más que lo parezca, por más que hable y haga cuentas, para saber que hay seres con la ternura momificada y la razón trepanada.

El presidente dice que el informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación ha exagerado, que no representa el sentir de los peruanos. ¿Ha exagerado en las cifras, señor García? ¿No son 69 mil sino 25 mil los desaparecidos? ¿No son 25 mil sino 10 mil? ¿No son 10 mil sino 100? 100 pobrecitos peruanitos caídos en la guerra. ¿Qué hacemos con esos 100, señor García? Nada ¿no? Total, son 100 nomás.

Los de la CVR ¿Exageraron al describir las causas de la guerra? Claro que sí exageraron, las causas de la violencia política no son de ninguna manera nuestra indiferencia, nuestro gobierno de injusticia eterna, nuestro racismo, nuestra desigualdad enorme, astronómica. ¡No lo son!

Y en las recomendaciones, los de la CVR también han exagerado, porque qué es eso de andar sugiriendo derechos fundamentales para todos los peruanos a diestra y siniestra, como si el no proveerlos fuera a ocasionar algún desastre, algún resentimiento, alguna protesta. ¡Qué tremenda exageración!

Señor García, hemos exagerado. Uno murió, un sólo niño muere cada año, de indolencia, de olvido, de corrupción. Ese niño que muere siempre antes de ser un jovencito es el verdadero Perú.