jueves, 11 de septiembre de 2008

La Poesía no sirve para Conquistar Chicas

Me gusta dedicar mis versos, me gusta que mis líneas tengan un destinatario, que mi objeto artístico sea al final de cuentas un obsequio. Cada canción con su razón diría Chabuca granda, y la mía es (en la mayoría de veces) tener a quien ofrecérsela.

Tengo Poemas ofrecidos a mi Madre, Hermanas, Sobrinas, Maestros, Mejores Amigos, al Oficio, al Perú, a mi Padre. La Poesía me ha servido en muchos aspectos de mi vida, y yo me he servido de ella de muchas maneras. La Poesía me da fe, me da evolución, trascendencia, me insta a tener responsabilidad con todo lo que me rodea, saca de mi los rencores, no me permite odiar o envidiar a alguien, siempre me señala mi lado menos oscuro y me dice “ahí esta, ahí esta, trabaja con el”, me ha procurado viajes y hasta me ha salvado la vida, así, en el estricto sentido de la palabra (Cuando al estar varado en una ciudad lejana, sin fondo alguno, sin conocidos, fueron mis lecturas y mis pocas escrituras las que me dieron el básico bagaje y recurso para poder subirme a un Bus Interprovincial, sensibilizar al Chofer, a los Pasajeros, y luego de unos minutos de Declamaciones, poder “costear” con Poesía mi pasaje de regreso y alimentación, desde Yurimaguas hasta Lima). En buenas cuentas hasta de beber me ha dado la Poesía, pero tengo una historia singular en cuanto a mis poemas de amor, a los poemas dedicados al amor y a “mis amores”, la poesía nunca me ha conseguido una chica. Debo aclarar que por una parte soy muy contrario a eso de andar mandando poemitas, “utilizando” poesía para esos menesteres, no es que lo considere chabacano, vulgar, no, simplemente que nunca he sido ese tipo de poeta, enamorado del amor, ultimo romántico. Pero sin embargo cuando la necesidad, el impulso sincero, y las ganas de darlo todo, me ha llevado a encerrarme horas de horas, días de días, consagrando el poco talento que la vida me dio, en hacer un verso para la chica que me robo el alma y la calma, siempre la termine embarrando, fregando, y al final estas susodichas jamás se dieron por enteradas y “pasaron de mi” en un felino salto con garrocha olímpica. Obviamente hay una serie de factores extra-poéticos que ayudaron a suscitar el alejamiento de estas musas de sus respectivos poemas, y de su respetivo creador (o sea yo). Algún día el Análisis Transaccional me explicara en que falle con estas féminas, pero mientras esto que cuento de que cada vez que dedique un poema, la chica se fue de mi, sin final feliz ni nada remotamente parecido, ha sido algo usual en las muchas vidas de este Poeta sin Poemas.
______________________________________________________
Amiga Brisa (2002)
Esta chica es comunicadora, y trabaja en una Radio de cobertura nacional desde cuando tenia casi 15 años. Si escuchan alguna vez el tema “Azúcar a Granel” de Frank Delgado, esa es su exacta descripción. Su verdadero nombre era poco “Poetizable”, por eso un día en una reunión le pregunte que de haber sido por elección propia, como le hubiera gustado llamarse, y me respondió “Brisa”. Le remití el Verso, pero nunca tuve una respuesta de ella. La deje de ver casi 4 años(No se si fue a causa del Poema), y un día al volvernos a encontrar jamás menciono algo sobre el presente. “Amiga Brisa”, es uno de los poemas que mas he recitado en Colegios y Plazas, es el poema As bajo la manga, que nunca te falla, y he deducido que es el mas querido por los auditorios. Una vez encontré a un escolar copiando a puño y letra en su cuaderno este poema, lo copiaba de un librito que le presto su compañero, porque el no había tenido dinero para comprármelo a mi. Lógicamente le termine regalando el poemario.

Ella llega con la lluvia
grillito que nos trae la mañana
por un caminito de lápiz
Amiga Brisa
quien pudiera comerse tu corazón de manzana
la veo cruzar, cruzando la neblina
siempre atravesando algún muro
eres como una mano saliendo de lo oscuro
y es tu mano niña
que ha venido a saludarme

Amiga brisa cuéntame
que pagina en blanco mas debo atravesar
bajo que umbral he de encontrar
una palabra como un puente
entre tu río y mi soledad
amiga brisa
hasta donde este mensaje en una botella
cruzando el mar

Me cuentan que te vieron
navecita sonriendo
en una madrugada
zarpando de un puerto
pero no estabas conmigo
¿será que tienes prisa
como la brisa?

Y ahora que en el aire
solo me dejaste tu sonrisa
rodeándome, flotando
yo jugare a creer
que eres el gato risueño de una tal Alicia
maravillando

Que la noche te abrigue
con su manto de estrellas
y te haga de la media luna
una cuna
que yo solo te haré
un verso de guardia
un vigía volando hacia tu seno
para que no duermas el sueño
para que no duermas tu sueño

Amiga brisa cuéntame
que pagina en blanco mas debo atravesar
bajo que umbral he de encontrar
una palabra como un puente
entre tu río y mi soledad
amiga brisa
hasta donde este mensaje en una botella
cruzando el mar
cruzando el mar



Niña de Cara Redonda (2003)
Dedicado a una chica del barrio, que tenia la típica tiendita de la esquina. Ella fue la que dio la iniciativa en nuestro acercamiento, prácticamente me abordo. Tenia esa clase de sonrisa inolvidable. Le prometí que le escribiría un poema y que se lo enviaría por email. Nunca me respondió. Hasta el día de hoy no me habla, felizmente que esta en Italia, así me evito incómodos encuentros. Era una chica lo que se llama “Llenita”, y yo sabia de sus intentos por mantener Dietas, tomar mucha Agua Mineral e ir al GYM. ¿Al dedicarlo como “Niña de Cara Redonda”, yo mismo me habré echo el Harakiri?

Ayer bajo el crepúsculo
que me regalaste
tu sonrisa
me dio un color
el humo de tu cigarro
fue aire
ayer viajé oceános y siglos
para salir a tu encuentro
mientras tu me esperabas fumando
y tomando agua mineral

Niña de cara redonda
no se el color de tus ojos
ayer mirandote sólo vi luz
(1)

ayer tiré arena de mis bolsillos
para llenarlos con el brillo
de dos o tres sonrisas
de esas que repartes muñeca rusa
detrás de un mostrador
niña de cara redonda
rondando tu esquina los perros ladran
entonces yo mejor me vuelvo
y te escribo un email
niña de cara redonda
vas a ser feliz porque no me lees
ahora necesito otra cerveza
ahora bésame que ya no fumo
bésame y olvídame
que si me besas
te diré un secreto
no le creas nunca a un Poeta
mucho menos cuando escribe

(BIS 1)

(Poema musicalizado por José Carlos Peña "Chang")