martes, 16 de septiembre de 2008

La Vida es Sueño (con Alan claro)

Sonara impresionante, de Ripley, pero hace mucho mas de una década deje de asistir a las Salas de Cine. Hubo temporadas, febriles rachas (sobre todo a los 20 años) en los que llegue al record de concurrir diariamente a ver una Movie, mismo Brunito Pinasco (que confiesa ir todos los días al Cinemascope).

El Cine, contraponiéndome a como lo ven muchos, la gran mayoría, que argumentan es un divertimento colectivo, masivo, de comunión y sobre todo en pareja, para mi es un acto misántropo, clandestino…ir acompañado a una Sala no me da ninguna comodidad, necesito estar solo, y mas aun sin nadie a mi costado, y mas aun con la gente bien, pero bien retirada de mi butaca(Cada quien tiene sus taras ¿no?). Al final, eso si, me gusta salir con la gente, confundirme con ella, comprar alguna gaseosa, hacerme algún guiño con algún extraño en señal de nuestra coincidente complacencia respecto a la Película, hasta puede que comentar algo…pero bueno, ese es otro tema.

“Ojos que no ven (2003)” Film de Pancho Lombardi se suma a la kilométrica lista de Películas que no he visto, que me adeudo, desde hace 12 años. Sin embargo de ella si ubico un avance, un extracto que pongo a vuestra disposición : El de los Abuelos en un Hospital escuchando el discurso de regreso al Perú de Alan garcía despues de su “exilio” en París

Una perlita para la historia universal de la infamia : El Hombre que cuando Ora en vez de decir Dios mío, busca un espejo y repite “Yo mió”, aquí lo podemos encontrar en su papel histórico de recitar a Calderón de la Barca. ¿Que Decir al respecto luego de tan suigeneris imagenes?, solo un ¡ PLOP ! cual Condorito.

el Lenguaje Gestual tiene en los genes de la humanidad millones de años, el Lenguaje Articulado apenas unos cuantos miles, por lo tanto por ser mas antiguo y estar mas arraigado en nuestro genes, el ser humano lee mas rápido el mensaje que hay detrás de los gestos, que se dice es el verdadero mensaje, el único que cuenta y el que nunca nos mentira. Es por esto que les recomiendo obsérven el rostro del caballero convaleciente y su capacidad para concentrar todo el significado en una levantada de cejas, en el brillo y el entorno de ojos. Sin duda alguna uno de los instantes mas logrados del Cine Nacional.